CON PROYECTOS DE BIORREMEDIACIÓN, INVESTIGADORES DE UAMZM-UASLP COMBATEN CONTAMINACIÓN DE AGROQUÍMICOS

Spread the love

 

En el estado de San Luis Potosí una de las causas de contaminación del suelo es el uso y abuso de agroquímicos como insecticidas, herbicidas, fungicidas y nematicidas -cuyo promedio de vida residual es de entre 20 y 30 años-, que al afectar a los mantos acuíferos perjudican a la flora, la fauna y al hombre, declaró el Dr. Juan Fernando Cárdenas González, docente e investigador de la Unidad Académica Multidisciplinaria Zona Media (UAMZM), de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP).  

El experto señaló que en el ser humano, la mayoría de dichos contaminantes pueden causar enfermedades en el aparato respiratorio, aparato digestivo, piel y en el DNA (mutaciones). En este sentido, señaló que se había observado que los agricultores de la región tenían prácticas nocivas para su salud al momento de aplicar pesticidas en parcelas, ya que no utilizaban protección y desechaban los envases en las mismas, generando mayor contaminación del suelo. 

Bajo este panorama, resaltó la importancia de la labor desarrollada por diferentes grupos de investigación de la UAMZM que realizan estudios sobre la caracterización y eliminación de contaminantes, así como estudios de salud pública para determinar las causas precisas de enfermedades que se han desarrollado en los últimos años y afectan a los grupos más vulnerables de la población.  

Cárdenas González expuso que “una metodología que ha tenido muy buenos resultados es la biorremediación, una técnica que hace uso de sistemas biológicos para la eliminación de contaminantes de diferentes procedencias en agua y suelo, usando hongos, bacterias, algas o plantas”.  

Por ejemplo, con el proyecto titulado “Bioadsorción del plaguicida Pentaclorofenol en solución acuosa por la biomasa fúngica del hongo Fusarium solani”, se logró identificar que en cierta concentración, el microorganismo puede eliminar en 4 horas al 100% al plaguicida presente. Estos resultados podrían llevarse a cabo a nivel industrial, pero se necesita apoyo económico para desarrollarlo a gran escala.  

El investigador universitario señaló que México es un país que vive de su producción agrícola y el crecimiento demográfico ha incrementado la necesidad de mayor cantidad de alimento; lo que a su vez ha provocado el uso de compuestos químicos para la eliminación de plagas, insectos, bacterias, etc. Por lo que, finalmente, llamó a la ciudadanía a analizar sus prácticas de consumo y evitar el despilfarro de la comida. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *