Farsa y despilfarro Consulta Popular: Rubén Guajardo Barrera, coordinador del PAN en el Congreso del Estado

Con un estimado del siete por ciento de participación en la Consulta Popular, fue confirmado que se trató de una engaño y dispendio de recursos del gobierno de la República Mexicana, consideró el coordinador de la fracción parlamentaria del Partido Acción Nacional, PAN, en el Congreso del Estado. Rubén Guajardo Barrera.

“Quedó demostrado que este ejercicio fue un capricho más del presidente de México y eso nos costó más de 528 millones de pesos, fue un fracasó por legitimar ideas absurdas. Estoy de acuerdo en las consultas ciudadanas como ejercicios democráticos, pero no en simulaciones, fue muy poca la participación; aseguraba que sería un 40 por ciento de los mexicanos en este proceso, pero no se cumplió porque la gente tiene otros intereses prioritarios como el agua, la salud y la seguridad”.

La administración federal fue negligente por gastar tantos recursos en medio de la crisis sanitaria, económica y de seguridad en que transita nuestro país.

“Sólo debemos ponernos a pensar que esos recursos hubieran servido de mucho para atender el desabasto de medicamentos para nuestros niños con cáncer, para recuperar los empleos que se han perdido tras la epidemia sanitaria, o para dotar a nuestras fuerzas armadas de mejor equipo y combatir a la delincuencia, sin embargo, vimos que Andrés Manuel López Obrador, quiso medir su poder de convocatoria, aunque le falló el intento por consolidarse en la historia mexicana”.

Hoy queda claro que fue inviable su consulta ciudadana por el simple hecho de que la justicia no se consulta, porque los Derechos Humanos no son materia para un ejercicio participativo y a una posible impartición de justicia diferenciada, si quiere hacer algo contra los ex presidentes del país puede hacerlo desde su jerarquía, pero no lo hace porque no quiere quedar como el tirano de la historia.

“Quiso convertir a los mexicanos en cómplices de su venganza política, disfrazada de moralidad y de rendición de cuentas, pero en realidad fue un intento por debilitar a posibles competidores electorales en el futuro. Quien debe dar cuentas es él, y lo primero, es preguntarle cuántas medicinas se pudieron haber adquirido con los 528 millones de pesos, en lugar de llevar a cabo este proceso absurdo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *