NECESITAMOS UN REGRESO A LA EDUCACIÓN DE CALIDAD Y EXCELENCIA, NO UN REGRESO TRIUNFALISTA A LAS AULAS

Spread the love

 

En fecha reciente, el titular del poder ejecutivo anunció el inminente regreso a clases. Las razones que se argumentan son desde un “ya basta de encierro”, hasta otras de índole socio-emocional, educativo e incluso económico. 

En este lapso se han dado inconvenientes y contradicciones. La titular de la SEP, había expresado que el regreso a clases dependería de la evolución de la pandemia y del semáforo, para después ser corregida por el presidente. También por parte de la titular se mencionó el que los estudiantes llevaran la carta compromiso que la Secretaría ya había circulado y ahora el presidente dice que no es necesario. 

Se menciona que existe ya un protocolo de regreso a clases, en donde las recomendaciones se vienen manejando desde meses atrás por parte de los padres de familia en sus respectivos hogares. 

Ante estas constantes contradicciones recordemos que: 

  1. a) De acuerdo con la SEP, existen aproximadamente en el nivel de educación básica, 25 millones 680 mil 370 alumnos en México, de los cuales 12 millones 649 mil 395 son mujeres y 13 millones 30 mil 975 hombres. 
  2. b) Al día de hoy , se han registrado 3 millones 298 mil 196 casos positivos estimados, así como 160 mil 407 casos activos. Asimismo, 3 millones 091 mil 971 casos han sido confirmados y tenemos un total de 248 mil 380 defunciones 
  3. c) Existe a nivel de educación básica, una población estudiantil que no está vacunada y los maestros en días pasados recibieron la noticia, que la vacuna que se les aplicó necesita una segunda dosis ya que una no es suficiente. 
  1. d) Se habla de que las escuelas se están preparando para este regreso a clases, pero la titular de Educación Pública (SEP), informó que de las 265 mil escuelas que hay en México, 10 mil fueron vandalizadas durante la suspensión de clases presenciales, por la pandemia del Covid-19. 

Por lo anterior, la Alianza de Maestros plantea lo siguiente: 

1.- Existe una gran incertidumbre sobre este regreso a clases. Se necesita que la comunidad educativa tenga claro el mecanismo de participación de los directivos, maestros, alumnos y padres de familia, respeto a dicho regreso, la asistencia de los alumnos, cuántos, como y de qué manera se desarrollarán las clases. 

2.- En semanas anteriores, supimos que de más de 3 millones de personas que están registradas en el sector educativo, se habían vacunado a poco más de 2 millones 743 mil, lo que representa el 87 por ciento del total, pero este número de vacunados, sólo esta inmunizado en un 30 o 40%, ya que como sabemos, se necesitará una segunda aplicación. Ante esta situación necesitamos que la autoridad considere el contagio en los maestros como riesgo de trabajo y que se le brinden todas las medidas y condiciones de protección tanto físicas, de salud y laborales en favor de ellos y sus familias. 

3.- Existe otra contradicción más: una de las indicaciones que se estableció por parte de la autoridad educativa era que sólo se tendría un regreso a clases con semáforo verde… Hoy, el titular del ejecutivo nos dice que el regreso a clases se dará, pero estamos en semáforo rojo, en el momento más fuerte de la tercera ola de la pandemia, con una alta posibilidad de contagio. La autoridad dice que tengamos clases presenciales con semáforo rojo. Por tanto pedimos a la autoridad que reconsidere el regreso a clases de manera como lo proponen, no basta una carta compromiso, no existen las condiciones para un regreso totalmente presencial como lo indica la autoridad, ésto es atentar contra la salud y la vida de millones de alumnos, maestros, directivos y padres de familia. 

4.- Muchas escuelas carecen de infraestructura para este regreso a clases, se necesitan recursos por parte de la autoridad, la economía de los padres y de los maestros ha sido ya 

muy lastimada durante todos estos meses para que ahora recaiga un gasto más en dicha economía. 

5.- Pedimos a la autoridad evitar la tentación de ser los impulsores de un regreso “triunfalista” en imagen, pero que sólo provocará elevar el porcentaje de contagio en las edades de aquellos que son el centro de la educación: los niñas y niños de esta nación. 

La educación tiene muchos temas por atender y muchos pendientes por resolver, pero nunca por encima de la vida y seguridad de los maestros, de los alumnos y de los padres de familia. Necesitamos un regreso a la Educación de calidad y excelencia, no sólo físico, sino trascendente. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *